Relaciones sexuales -> Sexo y Amor 2

Sexo y Amor: Segunda parte

En las sociedades ocidentales el amor es idealizado. Desde temprano, los jóvenes tienen ansiedad por vivir esa experiencia. En muchas personas esa busca persiste durante toda la vida. Saltando de un “caso amoroso” a otro, buscan encontrar la mujer o el hombre perfectos que les proporcione el ideal de felicidad. Una especie de “estado de gracia eterno”.
Es el caso extremo de Don Juan, símbolo del hombre que pasa de una cama a otra, en busca incesante de emociones nuevas. Ese tipo de hombre, por estar constantemente buscando la felicidad, termina por ser un hombre triste, solitario y carente. Características esas frecuentemente vistas hoy en día en personas que viven en busca del amor.

Amor, sexo y relaciones.

Experiencia que encanta y maltrata, fortalece el alma y la hace vulnerable, ya descrita como “una fiebre generalmente leve, altamente interesante de ser contraída” – el amor !! Más especificamente, el amor romántico. Un persistente tema de la poesía occidental tantas veces tratado en romances, piezas de teatro y cine. Falta saber si las diferentes culturas y sociedades humanas encaran todas de la misma forma esa, digamos , “fiebre” – el amor!
Según algunas teorias, el amor es un cuchillo de dos filos. Puede constituir una enorme fuerza creativa, inspiradora de grandes obras de la literatura, música y pintura. En nombre del amor hay quien lucha para llegar al exito, fama y fortuna. Por otro lado, puede ser destructivo. “Sin tu amor no tengo razón para seguir viviendo”, dicen las dramáticas notas de despedida. Diariamente, un gran número de amantes infelices de todo el mundo son llevados al suicidio.
“Descubrí el verdadero amor, desapareceré”. Cierta mañana ella deja a sus hijos en la escuela y simplemente desaparece ! O si no es él que para vivir al lado de su nueva amada, no duda en abandonar la familia, dejando sobre los hombros de la mujer la responsabilidad de mantener a los hijos sola. Y no es sólo en la armonia de los matrimonios que los “impulsos de pasión” interfieren. Coronas y reinados son despreciados, cargos y carreras abandonadas de la noche al día.
Por lo tanto no es de sorprender que en ciertas sociedades, como en el Japón tradicional y en la India, por ejemplo, los delírios de amor sean considerados una actitud anti-social. Cuando una chica o chico se apasionan, pueden estar poniendo en riesgo intereses y valores sociales en beneficio de sus placeres personales. Si en ese caso el amor lleva al casamiento,la unión puede ser inadecuada, lo que resultará un desastre no sólo para la pareja, si no también para el grupo social en que viven.
En otras sociedades el amor del tipo romántico tiene existencia breve y determinada, siendo considerado algo totalmente ajeno a la idea de casamiento. Se trata de una “fase emocional” propia de la adolescencia de duración limitada. Los adultos son tolerantes con las aventuras amorosas de los jóvenes. Esto varía de región a región de la Tierra. En cada lugar varían los sistemas que regulan los primeros contactos entre ellos. En algunos lugares de Africa oriental, grupos de jóvenes viven juntos durante un cierto tiempo, teniendo toda la libertad para convivir sexualmente con sus novios y novias.
En Samoa, isla de la Polinesia, los chicos tienen su primer experiencia amorosa con mujeres mayores que ellos, ya expertas, que les enseñan las “técnicas del amor”. Se espera que después ellos transmitan sus conocimientos, tanto en el sector emocional como en el sexual, a las jóvenes chicas que están llegando a la pubertad. El casamiento casi nada tiene que ver con ese periodo de aprendizaje. El casamiento es una especie de transacción a parte: la familia del chico elije a la novia, se establece un contacto entre los padres y son efectuados pagos a cambio de la chica.

Por lo tanto, ciertas parejas apasionadas temen que su amor profundo se transforme en apenas afección. Se apegan al romantismo, intentando eternizar momentos mágicos de pasión. Pero para quien está en el comienzo de un amor, o enamorándose por primer vez, es difícil creer que aquella experiencia fascinante sea una especie de amor y no “La” fórmula mágica y peremne del “Gran Amor”.
Quien espera mantener para siempre el estado de éxtasis en el amor acaba viéndose obligado a crear una serie de circunstancias que, con el paso del tiempo y con la convivencia, se van haciendo artificiales. La pasión se transforma en tensión emocional, física y psíquica insoportables. La pareja pasa a “provocar” frecuentes separaciones, consciente o inconscientemente, a fin de conocer una vez más las emociones fuertes de la reconciliación.
En su busca de “felicidad”, el amante se confunde. Él no se encuentra preparado para construir lentamente, un tipo de relación en que exista la plena afirmación de cada uno, con sus cualidades y defectos. Después de algun tiempo, a través de las propias experiencias, felices o infelices, algunos consiguen comprender el amor. El éxtasis y la pasión fueron sólo una especie de semilla de la cual brotaría la relación futura. En fin, era el comienzo de un proceso que iría modificándose con el paso del tiempo, como la propria vida de las personas.


El amor romántico y las relaciones amorosas de nuestra época.

El amor del tipo romántico es un fenómeno relativamente nuevo en la historia de la sexualidad humana. Surgió por primera vez en la Europa Medieval como parte integrante del concepto de caballerosidad. El perfecto caballero medieval adoraba a una dama de alto nivel y estaba dispuesto a arriesgar la vida para agradarla. Ese tipo de amor no estaba vinculado con la idea del matrimonio. En la vida práctica las mujeres eran consideradas como bienes materiales, inicialmente de los padres y luego del marido (estaban totalmente sometidas a la voluntad de ellos, inclusive por ley). Los matrimonios eran tratados por las familias.
Por otro lado, hoy en día existen personas incapaces de amar por preservarse de grandes emociones. Para no ser “tocadas”, crean una especie de pared entre ellas y el mundo exterior. Muchas veces se vuelven narcisistas, extremamente solitarias o autosuficientes. En este caso, terminan enamorándose más tarde, al hacerse maduras (pudiendo confiar en las proprias emociones). Cuando se está amando, todos los sentimientos parecen más aguzados. El apasionado ve y siente todo lo que le rodea con mayor intensidad, el ser amado es maravilloso y único, el mundo entero está lleno de visiones, ruidos, sensaciones y perfumes agradables.
Como el amor de tipo romántico está muy proximo a la idolatria, es común que la persona tenga una imagen demasiado “dorada” de la persona amada. En la primer oportunidad se siente engañada al descubrir que su ídolo tiene defectos. Pero cuando el amante es capaz de ver no sólo las cualidades, si no también las imperfecciones del otro (reconociéndolas y aceptándolas como hace con las suyas proprias), eso significa que está superando la fase puramente romántica para dejar que el amor se transforme en algo más duradero. O sea, una relación con base en la comprensión mutua e intercambio de sentimientos y experiencias.

Jonatas Dornelles

Antropólogo


Sexo y AmorSexo y Amor 2Relaciones virtuales: el lado buenoRelaciones virtuales: el lado malo    
free hit counter
Free Hit Counter
© sexo-masturbacion.com 2005 2006 2007 2008 2009
Sexo
Sexo - Masturbación - Kamasutra - Cams Sexo - Sexo oral - Posiciones sexuales - Webcam sexo gratis - Strippers Valencia - Sexo anal
Sexe en Français
Sexe et Masturbation - Kamasutra - Positions Sexuelles
Sex in English
Masturbation - Sex Positions - Masturbation Movies