Perversiones Sexuales

Perversiones sexuales: La pedofilia

 La pedofilia es uno de los trastornos sexuales más comentados en la actualidad.
Esto pasa porque cada vez se descubren más pedófilos, sobre todo a través de Internet, a pesar de que la actividad pedófila no se restringe. Es sabido que se da en todas las clases sociales y principalmente se sabe que el pedófilo es , casi siempre, alguien cercano al niño.

 Este es un trastorno sexual de la familia de las parafilias. Se caracteriza por el placer sexual con un niño, de edad inferior a los 13 años. El individuo que padece este trastorno puede preferir niños, niñas o a ambos para excitarse sexualmente. La actividad sexual del pedófilo puede ser sólo con niños o no, pudiendo tener parejas sexuales con adultos.

 El pedófilo puede realizar sus fantasías con sus hijos, parientes o niños de fuera de su familia. En los casos en que este viola a niños con más frecuencia, puede buscar a sus víctimas de diversas formas, como aproximándose a su familia, al propio niño, o acceder a través de redes de pedofilia. Son pocos los casos en los que el pedófilo adopta a un niño para hacerlo víctima de sus fantasías. Para conseguir lo que busca, acostumbra a darle regalos, paseos y llega a las amenazas para que no cuente a nadie lo que está pasando.

 Estas personas pueden limitar su actividad a espiar y observar al niño, a exhibirse, masturbarse en su presencia, o a tocarle y acariciarle.
Otros individuos pueden llegar a realizar el acto sexual en sí con el niño por penetración, toques en los genitales y besos.

 Diferente de las otras parafilias, la pedofilia es considerada como violencia contra los niños y por lo tanto un crimen, pues la víctima tiene poca o ninguna noción de lo que le está pasando. El niño no tiene cómo saber si quiere o no participar del acto sexual, pues todavía no tiene madurez psicológica para hacer ese tipo de elección y por más que no exista agresión física propiamente dicha. La agresión se realiza cuando el individuo agarra, forcejea o coge a un niño para poder tener una relación sexual con él.

 Además de esto, el abuso genera un trauma psicológico para el niño que puede desarrollarle algún trastorno sexual o tipo de fobia entre otros trastornos. El abuso nunca pasa desapercibido para el niño por pequeño que este sea.

 Las personas que sufren este trastorno son realmente enfermas, estando su crimen caracterizado por el placer que les produce abusar de personas muy pequeñas. La pedofilia genera un sentimiento de culpa en el individuo, que a veces explica diciendo que está haciéndole un bien al niño porque a este le gusta y que es necesario iniciar al niño en la sexualidad. Algunos se restringen a ver sólo fotos de niños desnudos, pues su sufrimiento es tan grande que no consiguen estar con niños.

 La pedofilia puede estar ligada a abusos sufridos en la infancia, a una fijación en determinada época de la vida del individuo en la que sintió mucho placer con alguien de su edad en esa época, de la cual no se consigue desvincular, o de algún otro factor que puede ser descubierto tras el estudio de la vida del individuo, como puede ser una sexualidad muy reprimida.

 En fin, la pedofilia genera sufrimiento en quien la practica y en quien sufre el abuso. Cabe recordar que quien sufre este trastorno no consigue controlar su deseo, siendo al mismo tiempo cazador y  cazado.


Kelly Cristina Barbosa
Sexóloga


EstuproParafiliasNinfomanía, ¿una parafilia?     
free hit counter
Free Hit Counter
© sexo-masturbacion.com 2005 2006 2007 2008 2009
Sexo
Sexo - Masturbación - Kamasutra - Cams Sexo - Sexo oral - Posiciones sexuales - Webcam sexo gratis - Strippers Valencia - Sexo anal
Sexe en Français
Sexe et Masturbation - Kamasutra - Positions Sexuelles
Sex in English
Masturbation - Sex Positions - Masturbation Movies