Historia del Sexo

El Sexo en la Antigua Grecia

En la antigua Grecia la sociedad se caracterizaba por estar totalmente militarizada. Así, las mujeres eran las que engendraban hijos, pero estos les eran arrebatados a edades muy tempranas (sólo a los varones) y pasaban a formar parte de una sociedad de hombres con preparación militar.
La ausencia de mujeres en sus vidas daba como resultado el que la homosexualidad fuera una práctica común y además bien aceptada por la sociedad.
Los socráticos pensaban que su ejército sería indestructible si estaba formado por parejas de hombres amantes. Hay que destacar que las parejas homosexuales solían darse entre un adulto (educador) y un adolescente(aprendiz). El adolescente, llamado “eromeno”, tenía un papel pasivo en la relación y no esperaba obtener placer sexual del adulto, denominado “erastes”. El erastes era el que dominaba la situación y debía encontrar el placer sexual.
Cuando al “eromeno” le crecía la barba, pasaba a convertirse en “erastes”
La antigua sociedad griega se caracterizaba por no tener una identidad sexual tal y como hoy en día la concebimos, un hombre podía vivir con un joven, para luego casarse con una mujer y mantener a su vez relaciones sexuales con amantes de los dos sexos.
Se cree que estas prácticas sexuales se daban en todas las clases sociales de la antigua Grecia, aunque sólo están documentadas las que se refieren a las clases dominantes.
Mientras tanto las prostitutas participaban en rituales sexuales sagrados, consagrados a al fertilidad o a la adoración de distintos dioses, lo que contrasta enormemente con el culto a la virginidad que daba esta sociedad en el resto de las mujeres.
Fue costumbre que la mujer al casarse, aportase como dote una esclava que sirviera como concubina a su marido.
Había también creencias muy arraigadas, como la que decía que si el hombre realizaba el coito con una mujer, reclinado sobre la parte derecha de su cuerpo, les garantizaba que si había embarazo nacería un varón.
Todos estos datos arrojan luz sobre el sexo en la antigua Grecia, que nada tiene que ver con las prácticas habituales de la sociedad contemporánea y nos dan idea de que en materia sexual todo estaba permitido (al hombre) y que la educación recibida por este era, principalmente, pederástica.


Kelly Cristine Barbosa Cherulli
Sexóloga

Historia del Sexo en las Diferentes Culturas

Es interesante observar las diferencias que existen en relación al sexo en las diversas culturas y pueblos que forman parte de nuestro planeta.

En Corea se valora la familia como institución. No es admitida cualquier tipo de relación fuera del matrimonio. El peso del adulterio si se descubre, recae sobre la mujer, que pierde incluso su empleo. Sufriendo con la discriminación social y con la perdida de la estabilidad financiera, acaban prostituyéndose, para sobrevivir. Esa situación lleva muchas mujeres a cometer suicidio.

En Japón, país de tradición milenaria, existe aún el modelo patriarcal de la familia. El padre manda y todos obedecen. La mujer está en un segundo plano y debe satisfacer todos los deseos del marido. Eso genera situaciones curiosas y pintorescas vistas en películas y documentales: la mujer anda un poco detrás del marido cuando salen por la calle como forma de evitar pisar su sombra. Existen diferentes “categorías” de mujeres: las jóvenes de familia, las gueixas y las prostitutas. La jóvenes de familia, principalmente en las más tradicionales, reciben de los padre, en la víspera de la boda un libro conteniendo varios dibujos, mostrando de forma detallada todas las fases de la relación y diversas posiciones sexuales, ese libro es pasado a la hija cuando se casa.

Las prostitutas al ser vendidas por la familia, comienzan su educación en las escuelas de gueixas, aproximadamente a los 7 años, aprendiendo a servir a las mujeres más viejas y a los visitantes. Aprenden a cantar, a bailar, a tocar instrumentos, escribir y el hábito de leer, entre los 10 y 12 años. En el arte del amor comienzan el aprendizaje entre los 12 y 15 años. Existe una especie de graduación en relación a los talentos: son llamadas Yukas, Keiseis y Tayus.

Las gueixas, son mujeres que tras ser vendidas por los padres reciben entrenamiento exaustivo en el arte de entretener y satisfacer a los hombres. Estudian en una escuela que llaman Maiko, donde aprenden a vestir el tradicional quimono (obi), sus adornos y su peinado dificil, aprenden a bailar, a decir frases espiritualmente agradables, están siempre informadas de la política y de los acontecimientos para mantener una buena conversación sin poder mostrar sus proprias opiniones. También aprenden el ritual de la ceremonia del té, muy apreciado y de mucho significado en esa cultura. Esas gueixas pueden esperar buenas bodas con personas de alto nivel social. No confundir las gueixa con las prostitutas, aunque tengan origen semejante, las gueixas son de un nivel social diferente, más elevado.

Esos casos mencionados anteriormente difieren mucho de la cultura ocidental. Algunas tradiciones pueden parecer machistas (con mujeres relegadas a un segundo plano, sumisas, casi “esclavas”), perversas (como la discriminación sufrida por la mujer coreana), defasadas o atrasadas en relación a las transformaciones del mundo en que vivimos. No cabe a nadie juzgar esas costumbres, respetarlas es fundamental para una mejor comprensión. Al final, todo aprendizaje es continuo, constante y nunca está demás, pudiendo hasta inspirar fantasias y enriquecer sexualmente su vida personal y la de la pareja.

Cuando estudiamos el sexo y la sexualidad en las diferentes culturas, percibimos cada vez más cómo sus valores, hábitos, tradiciones y costumbres, influyen y continúan influyendo en la sexualidad entre los pueblos. Recientemente escribí un artículo sobre el sexo en Japón y en Corea, sus hábitos y costumbres sexuales aún hoy reciben fuerte influencia de hábitos y costumbres antiguas de la cultura oriental, que mucho difiere de la cultura sexual del mundo occidental.

Una costumbre antigua que se mantiene en las tradiciones de buena parte de los países asiáticos, es el pago de la dote. Esto es un pago a los padres de la novia y su valor sufre variaciones de acuerdo con las habilidades (educación, nivel cultural, dotes musicales, habilidades en bailar, habilidades sexuales, entre otros) de la novia. En Tailandia, en Malasia y en Indonesia los hombres pueden tener cuantas mujeres sean capaces de mantener. Así como en Japón, las familias económicamente menos favorecidas venden sus hijas a los prostíbulos, donde pasarán el resto de sus días a menos que haya un cambio en sus vidas.

En Tailandia las mujeres son entrenadas durante muchos años en una técnica llamada “pompoarismo”, que consiste en dominar y desarrollar los músculos de la vagina a través de la práctica exhaustiva de ejercicios específicos, para obtener el dominio total de las funciones y de los movimientos de los músculos que hacen parte del aparato sexual femenino.
Inicialmente desarrollada para ser usada en rituales de fertilidad, con el paso del tiempo, esa técnica salió de los templos y sus rituales, ganando espacio y popularizándose entre las mujeres que la practicaban, como forma de dar placer y mejorar el desempeño sexual con los hombres.

El pompoarismo se popularizó entre las prostituas que pasaron a promoverse al utilizar la técnica. Actualmente, es indispensable para quien quiere ejercer la función en las casas nocturnas y prostíbulos del país. Quien visita el país hoy en día, puede asistir a la representación pública en casas nocturnas y en las calles, donde las mujeres demuestran que pueden fumar un cigarrillo colocado entre sus labios vaginales; succionar objetos como pelotitas para después expulsarlas a través de la contracción de los anillos musculares de la vagina; succionar una banana con la vagina para después apretarla; succionar agua, bailar y enseguida liberar el agua.

Según la historia, esa técnica se hizo conocida en el occidente por ginecólogos, principalmente después que el alemán Dr. Arnold Kegel, comenzó a utilizarla como forma de tratamiento, en sus pacientes, buscando el fortalecimiento de la musculatura del períneo, evitando las colcoperineoplastias y las incontinencias urinarias en general. Con el tiempo se percibió que las mujeres que siguieron el tratamiento relataron el aumento del potencial erótico y de las sensaciones vaginales, pasando a ser usada también en el tratamiento de las disfunciones sexuales. La técnica se conoció como ejercicios de Kegel y fue rápidamente divulgada por sus colegas ganando notoriedad en países del primer mundo de América y Europa.


Kelly Cristine Barbosa Cherulli
Sexóloga


Sexo en el Siglo XXIHistoria del Sida 1Historia del Sida 2Mitos sexuales del Siglo XXLos Dioses de la sexualidad   
free hit counter
Free Hit Counter
© sexo-masturbacion.com 2005 2006 2007 2008 2009
Sexo
Sexo - Masturbación - Kamasutra - Cams Sexo - Sexo oral - Posiciones sexuales - Webcam sexo gratis - Strippers Valencia - Sexo anal
Sexe en Français
Sexe et Masturbation - Kamasutra - Positions Sexuelles
Sex in English
Masturbation - Sex Positions - Masturbation Movies