Fantasías Sexuales

Fantasías Sexuales

por Adriana Sommer da Costa- Sexóloga


La fantasía puede ser considerada, como una realización alucinógena de deseos. Es por la fantasía que el contenido mental inconsciente es revelado, pues la fantasía se torna un vínculo atractivo entre el impulso instintivo y el mecanismo del ego. Siendo así, los impulsos, los sentimientos y algunas formas de defensa del ego se convierten en formas de expresión, que son “traducidas” en fantasías. Un ejemplo bien común de lo citado anteriormente son los juegos infantiles, donde al niño le agrada y necesita reproducir otros papeles (como ser “madre”, “profesora”), porque eso hace que incremente el universo de estimulación que recibe del medio en que vive, y así también va explorando la capacidad creativa que posee y que pasa a ser desarrollada a lo largo de la infancia.
Si la fantasía puede ayudar en la traducción de nuestros deseos inconscientes, las fantasias sexuales no escapan a la regla, o sea, las fantasías sexuales pertenecen a un mundo imaginativo e ilimitado, que toca nuestros cinco sentidos (olfato, audición, visión, tacto y gusto), y que son independientes de la presencia física de un estímulo.
La fuerza y la calidad que las fantasías sexuales provocan en nuestros pensamientos pueden provocar sensaciones diferentes, como miedo,culpa, placer, así como también pueden causar bienestar y malestar para quien las experimenta. Esas reacciones adversas provienen de la educación recibida. La mayoria de la mujeres que tienen una educación repleta de tabús sobre la sexualidad tiende a tener más dificultades para hablar de temas sexuales. En contrapartida, para los hombres es más fácil hablar sobre fantasías sexuales, pues está inserto en su educación, encarar el sexo con más naturalidad y sin culpa.
Las fantasías sexuales afloran en su potencialidad, para contribuir con el aumento del nivel de excitación erótica.
Es muy probable que concurran sentimientos negativos a la respuesta de excitación sexual, si éstas fueran vistas bajo un prisma rígido y severo. Pero por otro lado, si las fantasías sexuales son exploradas y apreciadas de forma placentera, éstas se volverán disponibles siempre que se desee.
El comprometimiento del individuo con sus fantasías no representa una enfermedad sexual. Sólamente es considerada como patológica, cuando la fantasía se confunde con la realidad del individuo, y/o cuando la fantasía se hace incompatible con la realidad del compañero. Incluso aunque la fantasía sexual no sea considerada correcta o incorrecta, ella puede sí ser vista de forma adecuada o inadecuada, es en este caso cuando existe violación de los límites del compañero.
Las diferencias son tantas entre hombres y mujeres que tratándose de fantasías sexuales, no podría ser diferente. En los hombres, el estímulo visual es bastante aguzado, está siempre preparado para asimilar el deseo. La mayoría de las veces, está claro en la fantasía sexual de los hombres, hacer sexo de manera más acelerada, a veces de modo agresivo, con mujeres atractivas, y también el sexo grupal. Ya con las mujeres, que sueñan con una relación perfecta, surge una fantasía bien común, que es la de imaginar hombres seductores que sepan excitarlas con cariño, así como fantasean con hacer sexo con más de un hombre, y otra fantasía excitante para las mujeres es tener un papel activo antes y durante el acto sexual.
La gran ventaja de las fantasías sexuales es poder inventarlas de la forma que se desee. Pero frente a nuestra cultura tan llena de tabús respecto al sexo, cualquiera que sea la fantasía, puede generar culpa y ansiedad.
Aunque tener fantasias sexuales sea común a cualquier persona, no todas tienen valor para hablar de este tema, y hasta de aceptarlas como naturales. Las personas generalmente guardan sus fantasías bajo siete llaves, por sentir verguenza, e imaginando que sus fantasías puedan ser consideradas extrañas y distintas a las de cualquier otra persona. Las personas deben entender que lo que es importante para ellas mismas, puede no significar nada para otra persona, y tratándose de fantasías sexuales en una relación, el consejo es que la comunicación es muy eficaz, siempre hay que dialogar sobre gustos, posiciones, preferencias, sólo así se puede llegar a un entendimiento de lo que debe ser realizado, experimentado, en fin, nadie puede adivinar lo que el otro quiere. Es necesario tener autoconocimiento siempre, para saber lo que queremos en una relación, lo que buscamos y deseamos, así tendremos confianza para revelar las fantasías que deseamos realizar, y la persona se sentirá más segura para escuchar lo que el compañero también quiere, porque al fin, una relación se hace con dos personas, dos vidas, y es necesario que ambas se sientan satisfechas,con o sin fantasías sexuales realizadas.
Ahora, un resúmen de las fantasias sexuales más comunes que estimulan la sexualidad:
· Sexo grupal: por ser considerado un tabú, es una de las fantasías más comunes. Para los hombres, aún es más frecuente el deseo de fornicar con dos mujeres al mismo tiempo;
· Dominio: una gran mayoría de hombres tiene el deseo de ser dominados por mujeres poderosas .
· Peligro de ser sorprendido por alguien: posibilidad muy excitante para muchas personas. Incluso existen personas que les gusta el público, en un coche estacionado, con la ventana abierta para que vecinos puedan mirar;

· Posiciones: cada posición implica un estímulo diferente en los órganos genitales, en el resto del cuerpo y en la mente. Quedar por “encima” “despierta emociones ligadas al poder”, quedar por “debajo” “despierta emociones ligadas al sometimiento”. Es muy grande la variedad de posiciones sexuales, cada persona reacciona de una manera diferente.
· Objetos: zapatos de tacón alto, vibradores, joyas, ropa interior... son las más conocidas. Pero cualquier otro objeto puede ser erótico;
· Imaginar otra situación y hasta otra persona: esto no tiene nada que ver con el desamor. El hecho de dejar la imaginación libre durante el sexo y dejarse llevar por las sensaciones, no significa que los sentimientos estén en desventaja.
· Masturbación: al practicarla a solas, se tiene la oportunidad de conocer mejor el propio cuerpo, fantasías, y hasta el potencial de placer. Practicarla junto a su compañero, aumenta la intimidad y estimula el deseo, además de permitir un mejor control de la intensidad y el momento del orgasmo.
Fantasías y situaciones eróticas son absolutamente saludables, mientras que no prejudiquen a la otra persona ni a sí mismo, pero no debe volverse una obsesión. Todo en la vida tiene un límite para ser considerado normal. Lo importante es vivir un sexo seguro, pleno, con entrega total, para obtener más placer, satisfacción y creatividad.
Haga uso de sus fantasías sexuales mientras que sean saludables para usted y su compañero (a). Y buena suerte !


El pie femenino como feticheSexo y Fetichismo      
free hit counter
Free Hit Counter
© sexo-masturbacion.com 2005 2006 2007 2008 2009
Sexo
Sexo - Masturbación - Kamasutra - Cams Sexo - Sexo oral - Posiciones sexuales - Webcam sexo gratis - Strippers Valencia - Sexo anal
Sexe en Français
Sexe et Masturbation - Kamasutra - Positions Sexuelles
Sex in English
Masturbation - Sex Positions - Masturbation Movies